Visitas al Blogg

miércoles, 25 de julio de 2012

EL IDIOMA DE LAS MANOS

El mar y la montaña se dan la mano
Y arropan al viajero
Que junto a su amada
Solo con la mirada
Le lanza un te quiero.

Como cuando se unen nuestras manos
Y entre ellas hablan
Y solo el corazón
Entiende esas palabras

Ese latido rápido
Esa sangre fluyente
Ese temblar de las manos
Esa mirada candente

El mar nos dio de comer
Y nos protegió de esperanza
La montaña nos dio de beber
Y un camino que recorrer
Con serenidad y templanza

Qué bonito recordar
Qué bonito es el querer
Qué bonito es el amar
Y qué triste envejecer

Cuando hubo oportunidad
Pero se escribió hace 33.

1 comentario:

  1. ¡Qué bello poema Moisés!. Me ha gustado mucho.
    Abrazos. Rosa.

    ResponderEliminar